TRABAJAR LAS EMOCIONES ES CLAVE PARA LA #INCLUSION.

 TRABAJAR LAS EMOCIONES ES CLAVE 
PARA LA #INCLUSION



¿Podemos fomentar una buena aceptación y valoración de la diversidad y la inclusión sin  desarrollar y trabajar las emociones y la competencia emocional? ¿Dónde, cómo y con quién trabaja el alumnado en la escuela esta competencia fundamental e imprescindible en los ciudadanos del siglo XXI? ¿Cómo es la competencia emocional del profesorado? ¿Cómo es su formación en este campo?

Es evidente que la respuesta a la primera cuestión es un "no" rotundo. El desarrollo de una buena competencia emocional es un paso necesario e imprescindible si queremos "humanizar" y cambiar la escuela para que sea diversa, inclusiva y feliz.

El alumno al entrar en la escuela cada mañana, en la gran mayoría de ellas, tiene que dejar sus emociones en la puerta de la escuela. ¿Nos hemos parado a analizar por qué ocurre esta situación? 

Es una evidencia, se quiera o no ver, que el alumnado necesita ser entendido y comprendido como persona global. Sus emociones y sentimientos, forman parte sustancial de su persona y están con él, dentro y fuera de la escuela.

En múltiples ocasiones, podemos ver en los centros educativos, múltiples situaciones que nos alertan de la falta de competencia y de gestión de las emociones en el alumnado y con demasiada frecuencia también, seguimos mirando hacia otro lado.

La realidad es que en la mayoría de los centros educativos no se realiza una propuesta sistemática de intervención en el aula, en la que se potencie y se desarrolle la educación emocional.

Aquellos centros educativos que llevan ya años realizando un buen programa de gestión de las emociones de forma multinivelar y multidisciplinar van consiguiendo resultados evidentes de la mejora no sólo  en el clima de centro, sino también de los aprendizajes.

Las emociones, por tanto, debemos trabajarlas:

-Todos los profesionales (profesorado, orientadores, expertos...) que forman parte del centro y de los distintos equipos educativos. 

-Todo el alumnado.

-A lo largo de toda la jornada escolar.

-En los distintos espacios y tiempos.

-Con múltiples propuestas en las distintas materias.

-A lo largo de todas las etapas educativas.

-Con diferentes recursos y con propuestas contextualizadas y que formen parte de sus intereses.


Nuestra experiencia.

En nuestro instituto lo tenemos muy claro. Nuestra propuesta educativa y curricular está repleta de proyectos y tareas que desarrollan en el alumnado su competencia emocional.


En una entrada publicada anteriormente mostraba distintas experiencias de nuestro trabajo sobre las emociones en el curso 2015-16.

En el curso pasado y en éste, continuamos haciendo una apuesta firme, decidida y constante por una educación integral de la persona,  y de todos y cada uno de los alumnas/os que pueblan nuestras aulas.


Hoy vamos a compartir algunas de las  propuestas que hemos estamos trabajando. 


*4 ESO. 

Valores Éticos. Profesora Macarena Fernández.
-Tarea: Trata de personas.

El alumnado de 4º de ESO realizó una visita a una exposición de fotografía y reflexionó a través de varios audiovisuales, sobre el tema de la trata de personas.


Cada equipo realizó un mural que colocó en distintos lugares del centro para formar y concienciar a toda la Comunidad Educativa, de la problemática, discriminación y distintas situaciones de marginalidad, exclusión e injusticia social que sufren las mujeres.









*1º ESO. 
Valores Éticos. Profesora Carmen Breval.
-Tarea. Los emoticonos.

El alumnado de 1º de ESO realizó distintas tareas sobre las emociones. El producto final fue la realización de emoticonos que se colocaron en el árbol de las emociones.






También en tutoría se realizan diversas tareas que fomentan y trabajan las emociones. Un ejemplo de ello es la realizada en:

*2º ESO. 

Tutoría y Lengua. Profesora Marta Martínez.
-Tarea. Cariñograma.

A lo largo de todo el primer trimestre la profesora realizó múltiples tareas en la materia de lengua y tutoría en las que el alumnado ha ido formándose y desarrollando su competencia emocional.


Para finalizar el primer trimestre del curso, realizó un cariñograma. El alumnado podía escribir mensajes de cariño a sus los compañeros/as, al grupo clase, a los profesores...que quisieran. La profesora los colocó en una cestita y los fue repartiendo. Los mensajes también se podían escribir de forma anónima.








Cada curso vamos avanzando pasito a pasito, en el conocimiento y la gestión de las emociones y en una Educación Emocional, que desarrolla sentimientos y valores tan importantes como son la diversidad, la inclusión, la cooperación...
0 Responses